Tips de convivencia en un piso compartido

Vivir en un piso de estudiantes puede ser una de las mejores experiencias de tu vida, eso sí, de vez en cuando convivir puede ser duro y llegar a haber algunos roces. Así que hoy te traemos algunos consejos para que la relación con tus compañeros no se vea dañada. 

convivencia en un piso compartido

Todo lo que vamos a contar a continuación se basa en la siguiente regla: Cada uno tiene sus responsabilidades, y tú como amigo, puedes echar una mano. ¿Qué quiere decir esto? Pues que os aseguréis de dejar claro que corresponde a cada uno, ya sean tareas o compras que habéis hecho; y una vez que esto esté claro, siempre se puede hacer más de manera opcional. Es decir, si ya habéis dividido las tareas de la casa y a ti no te toca limpiar la cocina, pero tu compañero esa semana tiene un examen importante, puedes hacerle el favor de limpiarla tú si tienes tiempo. Dicho esto, vamos al lío:

Consejos convivencia en un piso compartido:

1. Compartid lo justo. Algunos compañeros de piso, al principio de la convivencia, deciden hacer la compra en común o repartirse la tarea de cocinar para compartir la comida. Esto puede traer lugar a disputas, ya que no todos compramos los mismos tipos de alimentos ni son del mismo precio. Algunos prefieren comer carne 2 veces por semana y otros una vez al día, unos quieren comprar el champú premium y otros prefieren el más económico. 

Además, no siempre vas a estar en casa el día que te toque cocinar, ya que pueden surgir trabajos de clase, quedadas con amigos esporádicas… Y al final se creará un ambiente de tensión sin necesidad, porque obviamente cada uno va a vivir su vida y no tiene porque depender del otro de manera innecesaria. 

Dicho esto, no queremos decir que viváis vidas completamente separadas y que tengáis 0 relación. Más bien lo opuesto, queremos que disfrutéis del tiempo juntos y que tengáis la relación más sana posible sin acabar pensando que tú has hecho más que el otro. 

2. Hay cosas que son imprescindibles compartir, como el papel higiénico y los productos de limpieza. Podríais seguir el consejo anterior y comprar cada uno el suyo, pero os va a salir bastante más caro y va a ser bastante difícil de diferenciar. Por ello, nuestro consejo es que tengáis un bote en común para esta serie de compras. De esta manera todos aportaréis la misma cantidad y, cuando uno vaya al supermercado, podrá aprovechar el viaje para comprar lo que falta.

3. Dividid las tareas del hogar. Al principio es normal pensar que cada uno irá realizando tareas cuando sea necesario sin necesidad de llevar una cuenta de que hace cada uno. Sin embargo, esto no suele acabar bien ya que siempre unos hacen más que otros. Por ello, os aconsejamos tener las tareas bien repartidas. Con esto no queremos decir que no hagáis nada que no os corresponda: Si vais a fregar y vuestro compañera ha dejado un plato en el fregadero, podéis fregarlo; si le toca a vuestro compañero sacar la basura, pero tiene un examen importante al día siguiente, le podéis hacer el favor; etc.

4. Visitas. Nuestro consejo sobre traer visitas al piso es que informéis de ello. Esto no implica que estéis pidiendo permiso para traer a vuestros amigos, obviamente podéis llevar a quien queráis a vuestra casa. Pero siempre es mejor avisar para tener una buena convivencia.

En resumen, no supongáis que la convivencia es fácil y que cada uno hará lo que le corresponda sin que haya una organización. Es mejor pecar de precavidos y, una vez esté hecha la organización, seáis más flexibles a la hora de aplicarla.

Y, como es habitual, te recomendamos que encargues tu Menaki Box para tener todo lo necesario en el momento de llegar a tu nuevo hogar: Sábanas, utensilios de cocina, toallas…

Esperamos que este post te haya sido de utilidad y puedas vivir la mejor experiencia universitaria.

Have fun!

Equipo Menaki

menaki equipa tu piso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *